BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

11 jul. 2011

Se permite Llorar

Se permite Llorar

Permitirse llorar no es fácil. Nos han educado para ser fuertes, ser árboles de pie ante las adversidades de la vida.
Muchas veces sentimos angustia, el pecho dolorido ante tantas presiones y seguimos caminando, no nos detenemos a llorar: “Debes ser fuerte…”, “Llorar es de los débiles…”, “Los hombres no lloran…”, “Llorar es sinónimo de flaqueza…”

Tantas frases hemos escuchado en nuestra infancia, en nuestra juventud que, ante el dolor, la pérdida, las injusticias, el fracaso no nos permitimos llorar y agobiados ante tantas presiones y exigencias en esos pequeños instantes íntimos, “nuestros”, cuando estamos solos, nos dejamos llevar y las lágrimas que ahogaban nuestro ser empiezan a brotar…

Sufrir la pérdida de ciertas cosas es inherente a la vida del ser humano. Muchas veces las cosas que perdemos o que se rompen en nuestras vidas son irreemplazables y ni siquiera nosotros mismos podemos repararlas.

Los que nos quieren, muchas veces pueden ayudarnos a aliviar nuestro dolor y a soportar las pérdidas.

Cuando somos padres, tratamos de demostrar a nuestros hijos que somos fuertes, que nada nos quiebra, que nada nos duele, ya que tememos dañarlos con nuestras debilidades y con nuestras lágrimas…. ¡qué equivocados estamos…!

Ellos saben de nuestras tristezas y de nuestras alegrías. Tan sólo con mirarnos, con abrazarnos, con acariciarnos, perciben nuestro dolor.

No pidamos permiso para llorar, si sentimos que no podemos contener nuestras lágrimas, si sentimos que el corazón nos duele: Lloremos… No tenemos que ser fuertes todo el tiempo.



*** desconozco su autor ***



No somos de goma ni de piedra, por lo tanto, de vez en cuando, démonos permiso de dejar salir nuestras emociones por medio del llanto que alivia libera y reconforta de una manera maravillosa!!!



Mis arrugas

Mis arrugas

No podría vivir sin ellas. Son mis cómplices, me
acompañan a todas partes
y hacen parte de mi identidad.
Gracias a ellas tengo,
desde hace ya años, la
cara que merezco. Las que encontraron refugio en la
esquina de mi mirada,
nacieron de un amor no correspondido, de un imposible
encuentro, de una
demasiado breve pasión, de una angustia materna y de
algunas noches de insomnio.
Las que habitan en la comisura de mis labios son las de la
risa, del humor, de
la nostalgia, de la felicidad y de la ternura, no sabría
vivir sin ellas.

Algunas mujeres me han preguntado por qué no me hago la
cirugía estética.
Esta cirugía lo aplana todo, pero sobre todo, los
recuerdos y la memoria,
asegurándote que a los 58 años puedes lucir nuevamente
de 38.................., y
dígame por qué lucir de 38 cuando uno tiene 58?

Por qué renegar de la cara, de la piel y sus surcos
cuando son años vividos,
dolores y risas que han moldeado la expresión y que le
han dado un reflejo a
la mirada y un sentido a la sonrisa?

Las arrugas sólo atestiguan que uno ha vivido y no
renunciaré a ellas por
nada. Tengo 58 años y no renegaría de uno solo de mis
años. No quisiera
perder en los breves y certeros movimientos de un bisturí
la década de los 80,
década de mi clara decisión de trabajar con y para las
mujeres de este país,
década del nacimiento del grupo 'Mujer y Sociedad'
de la Universidad Nacional y
de la adolescencia de mis hijos. No quisiera negar la
década de los 90,
durante la cual descubrí en mi, gracias a la práctica de
un aprendizaje de la
sonoridad, expresión femenina de la fraternidad, una
fuerza tranquila que me
permite afianzar mis escogencias de vida de este complejo
país que aprendí a
amar poco a poco.

Por cierto, me cuido, como razonablemente, ya no fumo y me
gusta caminar en
esta Bogotá que ya nos lo está permitiendo. Sé por fin
quiénes son mis
verdaderos amigos y sobre todo, amigas y descubro lo
delicioso de saber decir 'No'
cuando es preciso.

Además, mirando a los hombres de mi edad, comprendí que
las mujeres no
envejecemos solas........... nuestros amigos, nuestros
compañeros envejecen al
mismo tiempo, al mismo ritmo que nosotras y a veces más
dramáticamente que
nosotras. Conozco a los hombres de 55 a 60 años, nada
envidiables: Barriga
naciente y a menudo más que naciente, calvicie aparente,
gorditos en la cintura,
potencia sexual bastante afectada, andropausia y
compañía. La cultura,
siempre más benévola con los hombres que con las
mujeres, nos quiere hacer creer
que envejecemos solas................, pero conmigo no lo
logró.

Mis amigos varones me acompañan en esto y no siempre lo
viven bien a pesar
de una mirada más generosa sobre sus canas y marcadas
arrugas en la esquina
de su mirada. Al contrario, parecería que este hombre de
55 o 60 años, tan
moldeado con el tiempo como cualquiera de nosotras, es un
seductor tal vez,
pero máximo hasta la 11 de la noche.............. porque
más allá! No les
cuento! Y nadie lo cuenta! Incluso les diré que las
mujeres, en general,
envejecemos mejor que los hombres.

Hemos puesto tantas cosas, tantas pasiones, tantos viajes,
tantos
encuentros, que este otro tiempo que nos regala la vida al
llegar a los 60, es hoy día,
para las mujeres de mi generación, una posible fiesta.

Arrugas y canas me seguirán acompañando. Borrarlas,
negarlas, sería algo
así como una traición a lo que soy hoy día; sería como
renegar de estos
momentos de vida que me construyeron; como renunciar a la
imagen que me devuelve el
espejo cada mañana; como no aceptar la identidad que por
fin me define, me
da un nombre y a la vez me permite nombrar a los y a las
que me han amado, que
me aman, y, por fortuna, conozco hombres que se reconocen
también en mis
arrugas y no los sepultaré por medio de una cirugía
estética. Ahí están ellas,
grabadas en mi piel y les prometo que seguirán ahí.

Definitivamente quiero a mis arrugas y con ellas, la edad
que tengo.

FLORENCE THOMAS


El camion de basura

El camion de basura

¿Con qué frecuencia permites que las majaderías de otras personas cambien tu estado de ánimo? ¿Te das permiso de enojarte cuando otro conductor te agrede por un error de transito, o un mesero grosero te trata irrespetuosamente, un jefe exigente te pide más de lo que te corresponde hacer o cuando un compañero de trabajo arruina tu día?
Lo que realmente distingue a una persona exitosa es, el control que tenga sobre el manejo de la ira.
Hace 16 años aprendí esta lección. Me la enseñaron en el asiento trasero de un taxi en Nueva York.
Me subí a un taxi y partimos rumbo a la dirección que le indiqué al conductor, íbamos en el carril derecho cuando de repente un coche salió de no sé donde;
el taxista frenó súbitamente, se oyó el rechinar de las llantas y a escasos centímetros evitó chocar con el otro auto.
El conductor del coche que casi causa el accidente, empezó a gritarnos con una serie de malas palabras altisonantes.
El taxista, solo sonrió y le saludo amable. Asi que, yo sorprendido le pregunte, "Por que hace eso?" Ese tipo, por muy poco destruye su taxi y nos manda directo al hospital
Entonces el taxista me dio la lección mas bella de mi vida, la que ahora yo llamo "la ley del camión de basura".
Muchas personas, me dijo: "son como un camión de basura. Están llenos de enojo, frustración y desaliento.
Una vez que han acumulado mucha basura, necesitan un lugar en donde tirarla y si uno se lo permite, te la palean a ti".
Esa fue la lección del Camión de basura.
Empecé a pensar, "cada cuanto permito que los camiones de basura me contaminen?" y, "con que frecuencia tomo mi basura y la tiro sobre las personas que mas amo como: mi esposa, mis hijos o mis amigos?"
Aquel día me propuse; "A no ser el basurero de nadie". Empecé a ver con mas claridad los camiones de basura y decidí a partir de ese día no dejarme arrojar su porquería.
No he vuelto a permitir que los camiones de basura tomen el control de mis sentimientos y mucho menos de mis emociones.
Aprendí, que sonreírles a los insatisfechos, malhumorados y frustrados es la mejor medicina que puede ayudarles a cambiar su perspectiva de la vida o por lo menos les puede iluminar su día.
"Se amable con ellos, porque cada persona con la que tropiezas a diario, esta librando sus propias batallas."
Pero nunca descuide el estar siempre atento a...
Los camiones de basura..


La sabiduria de los niños.


La sabiduria de los niños.

Nunca sabes lo que un niño va a decir, es sorprendente:

Al autor y orador Leo Buscaglia, se le solicitó que fuera parte del jurado de un concurso. El propósito del concurso, era encontrar al niño más cariñoso. El ganador fue un niño de 4 años cuyo vecino era un anciano a quien recientemente se le había muerto la esposa. El niño, al ver al hombre sentado en una banca del patio y llorando, se metió al patio del anciano, se subió a su regazo y se sentó. Cuando su mamá le preguntó que le había dicho al vecino, el pequeño niño le contestó: "Nada, sólo le ayudé a llorar”…

La maestra de primer grado, estaba discutiendo con su grupo la pintura de una familia. En la pintura había un niño que tenía el cabello de diferente color al resto de los miembros de la familia. Uno de los niños del grupo sugirió que el niño de la pintura era adoptado y una niña compañera de él le dijo: "Yo sé todo acerca de las adopciones, porque yo soy adoptada". "¿Qué significa ser adoptada?" preguntó el niño y la niña le contestó: Significa que uno no crece en el vientre de su mamá sino que crece en su corazón".

Salvemos a las mujeres



Salvemos a las mujeres

El irrespeto por la naturaleza ha afectado la supervivencia de varios seres, y entre los más amenazados está la hembra de la especie humana.

Tengo apenas un ejemplar en casa, que mantengo con mucho celo y dedicación, pero en verdad creo que es ella la que me mantiene.
Por lo tanto, por una cuestión de auto-supervivencia, lanzo la campaña “Salvemos a las mujeres”.
Tomen de acá mis pocos conocimientos sobre la fisiología de la feminidad, con el fin de que preservemos los raros y preciosos ejemplares que todavía quedan:
1. Hábitat:
La mujer no puede vivir en cautiverio. Si está enjaulada, huirá o morirá por dentro. No hay cadenas que las aten y las que se someten a la jaula pierden su DNA. Usted jamás tendrá la posesión sobre una mujer; lo que la va a atar a usted es una línea frágil que necesita ser reforzada diariamente.
2. Alimentación correcta:
Nadie vive de la brisa. Mujer vive de cariño. Déle en abundancia.. Besos matinales y un “yo te amo” al desayuno las mantienen bellas y perfumadas durante todo el día. Un abrazo diario es como el agua para los helechos. No la deje deshidratarse. Por lo menos una vez al mes es necesario, si no obligatorio, servirle un plato especial.
3. F l o r e s:
También hacen parte del menú. Mujer que no recibe flores se marchita rápidamente y adquiere rasgos masculinos como la brusquedad y el trato áspero.
4. Respete la naturaleza:
¿No soporta la TPM (tensión pre-menstrual)? Cásese con un hombre. Las mujeres menstrúan, lloran por cualquier cosa, les gusta hablar de cómo les fue en el día, de discutir sobre la relación. Si quiere vivir con una mujer, prepárese para eso.
5. No restrinja su vanidad:
Es propio de la mujer hidratar las mechas, pintarse las uñas, echarse labial, estar todo un día en el salón de belleza, coleccionar aretes, comprarse muchos zapatos, pasar horas escogiendo ropas en un centro comercial.. Comprenda todo esto y apóyela.
6. El cerebro femenino no es un mito
Por inseguridad, la mayoría de los hombres prefiere no creer en la existencia del cerebro femenino. Por ello, buscan aquellas que fingen no tenerlo (y algunas realmente lo jubilaron). Entonces, aguante: mujer sin cerebro no es mujer, sino un simple objeto decorativo. Si usted está cansado de coleccionar estatuillas, intente relacionarse con una mujer.
Algunas le mostrarán que tienen más materia gris que usted. No les huya, aprenda con ellas y crezca. Y no se preocupe; al contrario de lo que ocurre con los hombres, la inteligencia no funciona como repelente para las mujeres..
7. No haga sombra sobre ella...
Si usted quiere ser un gran hombre tenga una mujer a su lado, nunca atrás. De esa forma, cuando ella brille, usted se bronceará. Sin embargo, si ella está atrás, usted llevará una patada en el trasero.
8. Acepte:
Mujeres también tienen luz propia y no dependen de nosotros para brillar. El hombre sabio alimenta los potenciales de su compañera y los utiliza para motivar los propios. Él sabe que, preservando y cultivando la mujer, él estará salvándose a sí mismo.
Mi amigo, si usted piensa que la mujer es demasiado costosa, vuélvase GAY.
¡Sólo tiene mujer quien puede!

**Luis Fernando Veríssimo**


Principio del Vacío.


Principio del Vacío.


Si tiene el hábito de juntar objetos inútiles en este momento, creyendo que un día (no sabe cuando) podrá precisar de ellos?

Si tiene hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usa hace bastante tiempo? Y dentro suyo?

Entonces tiene el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas y miedos.

Esto es reflejo de antiprosperidad. Es preciso crear un espacio, un vacío, para que las cosas nuevas lleguen a su vida.

Es preciso eliminar lo que es inútil en usted y en su vida, para que la prosperidad venga.

Es la fuerza de ese vacío que absorberá y atraerá todo lo que usted desea.

Mientras usted esté material o emocionalmente cargando cosas viejas e inútiles, no habrá espacio abierto para nuevas oportunidades.

Los bienes precisan circular. Limpie los cajones, los closets, el cuarto del fondo, el garaje. De lo que usted ya no usa.

La actitud de guardar un montón de cosas inútiles amarra su vida. No son los objetos guardados que estancan su vida, sino el significado de la actitud de guardar.

Cuando se guarda, se considera la posibilidad de falta, de carencia. Es creer que mañana podrá faltar, y usted no tendrá medios de proveer sus necesidades. Con esa postura, usted está enviando dos mensajes para su cerebro y para su vida: Primero: usted no confía en el mañana y, segundo: Usted cree que lo nuevo y lo mejor no son para usted, ya que se alegra con guardar cosas viejas e inútiles. Deshágase de lo que perdió el color y el brillo y deje entrar lo nuevo en su casa y dentro suyo!

Limpiemos el subconsciente y aceptemos la llegada de situaciones nuevas a nuestra vida.

Joseph Newton


El roble y la Hiedra


El roble y la Hiedra

Un hombre edificó su casa y la embelleció con un jardín interno.

En el centro plantó un roble.

Y el roble creció lentamente.

Día a día echaba raíces y fortalecía su tallo, para convertirlo en tronco, capaz de resistir los vientos y las tormentas.

Junto a la pared de su casa plantó una hiedra y la hiedra comenzó a levantarse velozmente.

Todos los días extendía sus tentáculos llenos de ventosas, y se iba alzando adherida a la pared.

Al cabo de un tiempo la hiedra caminaba sobre los tejados.

El roble crecía silenciosa y lentamente.

- “¿Cómo estás, amigo roble?”, preguntó una mañana la hiedra.

-” Bien, mi amiga” contestó el roble.

-” Eso dices porque nunca llegaste hasta esta altura “, agregó la hiedra con mucha ironía.

“Desde aquí se ve todo tan distinto. A veces me da pena verte siempre allá en el fondo del patio”.

-” No te burles, amiga”, respondió muy humilde el roble. ” Recuerda que lo importante no es crecer deprisa, sino con firmeza “.

Entonces la hiedra lanzó una carcajada burlona.

Y el tiempo siguió su marcha.

El roble creció con su ritmo firme y lento.

Las paredes de la casa envejecieron.

Una fuerte tormenta sacudió con un ciclón la casa y su jardín.

Fue una noche terrible.

El roble se aferró con sus raíces para mantenerse erguido.

La hiedra se aferró con sus ventosas al viejo muro para no ser derribada.

La lucha fue dura y prolongada.

Al amanecer, el dueño de la casa recorrió su jardín, y vio que la hiedra había sido desprendida de la pared, y estaba enredada sobre sí misma, en el suelo, al pie del roble.

El hombre arrancó la hiedra, y la quemó.

Mientras tanto el roble siguió creciendo a su ritmo, creando grandes y profundas raices que le dieran la firmeza y la fuerza por la que tanto había trabajado.



*** desconozco su autor ***


Juan, dirección Unica



Juan, dirección Unica


“Juan dirección única” es un inocente de la vida y uno de los personajes del gremio del taxi”

“Dirección única” para sus amigos, cayó en la trampa de los atascos matinales y decidió adelantar su hora de salida.
Llegó a la vivienda de la clienta a las 5 de la madrugada y luego tuvo que esperar una hora antes de que pudiera llamar a su puerta. Pero valía la pena esperar ya que iba a llevarla más de una hora para que cogiese el tren de las 7 de la mañana.
Pero sucedió lo impensable, “Dirección única” se durmió. Su clienta lo despertó sacudiéndole el brazo. Ella también se había dormido y ahora tenía un ataque de pánico.

Sabía que no llegaría a tiempo para subir al tren previsto, y que tendría que tomar el siguiente a fin de acudir a una cita importante en Leeds. Ella y su marido tenían su propio negocio. Él llegaría a casa esa mañana tras un viaje de negocios en el continente, y si se enteraba de que ella iba a llegar tarde a esta cita en particular se enfadaría. Pero ella había calculado que si se ponían en marcha, antes de media hora podría coger el tren de las 8:30 y todavía conseguir llegar a su cita.
“Telefonee y confirme la salida del tren”, le dijo a dirección única. “Yo me ducharé y vestiré, y usted vaya a la cocina y haga el té y unas tostadas y nos lo tomaremos de camino”.
Entonces las cosas comenzaron a ir mal para nuestro héroe inocente. La puerta de la casa se abrió y entró el marido. “¡Hola!, dijo “Dirección única”. “¿Usted debe ser el esposo?”, la respuesta lo confirmó. “¡Vaya!”, dijo “Dirección única”, ella quería que estuviéramos lejos de aquí antes de que usted llegara. Pensó que usted se enfadaría sin nos encontraba aquí todavía. ¿Le apetece una taza de te y tostadas?”.


El marido quería saber que era lo que estaba sucediendo. “Dirección única” siguió cavando su propia tumba. “Es muy sencillo, ambos nos quedamos dormidos. Ella está arriba duchándose y yo estoy haciendo té y tostadas. ¿Quiere azúcar?”.
“¿Qué hicieron qué?”, exigió el marido.
“Bueno, la verdad es que yo estaba dormido como un tronco, y si ella no me hubiera despertado cuando lo hizo, estaríamos todavía dormidos. Y probablemente cuando usted hubiera llegado a casa ¡nos hubiera tenido que despertar a los dos!”.


El marido estaba fuera de sí, la temida pesadilla se hacía realidad ante él. Había leído que este tipo de cosas sucedían, pero siempre a otras personas. El marido quiso saber durante cuanto tiempo estaba sucediendo esto. “Dirección única” siguió contando inocentemente. “Ésta es la primera vez que vengo a recogerla, pero sé que normalmente nos llama a uno de nosotros. Supongo que nos llama si usted no está”.
El marido estaba atónito ante lo que acababa de escuchar. “¡Uno de nosotros! Pero ¿cuántos son?”.


“Alrededor de quinientos”, fue la respuesta.
“¡Quinientos!”, gritó el marido.
“Bueno, más o menos. ¿Quiere mantequilla con su tostada?”.


Entra la esposa. “¡Ah!, hola cariño. Lo siento, si sólo hubieras llegado un poquito más tarde ya nos habríamos ido, yo llegaría a mi cita y tú no te habrías enterado de nada de esto. Pero realmente tenemos que irnos ya. Luego te explicaré”.


“¡Lo vas a explicar ahora!”, demandó el marido.
“Por favor, cariño, no delante del taxista”
“¿El taxista?”. El marido estaba ahora totalmente confundido.
“Claro cariño. Él llegó temprano y se quedó dormido fuera. Yo también me quedé dormida, ya que esa basura de despertador que dijiste que ibas a arreglar o cambiar no sonó. Yo le desperté..¡Ay!... y ahora vamos con bastante retraso, así que nos marchamos de inmediato”.


De repente el marido cayó en la cuenta y rápidamente recapituló la situación.
“¡Vino a recogerla…! Ella le tuvo que despertar…¡500 taxistas!”
Luego a “Dirección única” se le encendió una luz y dijo: “Ah,…Creo que sé lo que estaba pensando”.

*** autor: Martin Seymour ***

Una historia que bien puede parecer graciosa o trágica, según se tome. Lo que si me queda perfectamente claro es que tener sólo pequeños fragmentos de información y no conocer todos los hechos, puede llevarnos a conclusiones totalmente erradas, verdad???...