BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

8 jul. 2011

¿Qué les queda a los jóvenes?

¿Qué les queda a los jóvenes?

¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de paciencia y asco?
¿sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?
también les queda no decir amén
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya
no convertirse en viejos prematuros


¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de rutina y ruina?
¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?
les queda respirar , abrir los ojos
descubrir las raíces del horror
inventar paz así sea a ponchazos
entenderse con la naturaleza
y con la lluvia y los relámpagos
y con el sentimiento y con la muerte
esa loca de atar y desatar


¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de consumo y humo?
¿vértigo? ¿asaltos? ¿discotecas?
también les queda discutir con dios
tanto si existe como si no existe
tender manos que ayudan , abrir puertas
entre el corazón propio y el ajeno ,
sobre todo les queda hacer futuro
a pesar de los ruines de pasado
y los sabios granujas del presente

Mario Benedetti


¿qué otras cosas nos estaremos perdiendo?


Un hombre se sentó en una estación del metro en Washington y comenzó a tocar el violín, en una fría mañana de enero. Durante los siguientes 45 minutos, interpretó seis obras de Bach. Durante el mismo tiempo, se calcula que pasaron por esa estación algo más de mil personas, casi todas camino a sus trabajos.

Transcurrieron tres minutos hasta que alguien se detuvo ante el músico. Un hombre de mediana edad alteró por un segundo su paso y advirtió que había una persona tocando música. Un minuto más tarde, el violinista recibió su primera donación: una mujer arrojó un dólar en la lata y continuó su marcha. Algunos minutos más tarde, alguien se apoyó contra la pared a escuchar, pero enseguida miró su reloj y retomó su camino.

Quien más atención prestó fue un niño de 3 años. Su madre tiraba del brazo, apurada, pero el niño se plantó ante el músico. Cuando su madre logró arrancarlo del lugar, el niño continuó volteando su cabeza para mirar al artista. Esto se repitió con otros niños. Todos los padres, sin excepción, los forzaron a seguir la marcha.

En los tres cuartos de hora que el músico tocó, sólo siete personas se detuvieron y otras veinte dieron dinero, sin interrumpir su camino. El violinista recaudó 32 dólares. Cuando terminó de tocar y se hizo silencio, nadie pareció advertirlo. No hubo aplausos, ni reconocimientos.

Nadie lo sabía, pero ese violinista era Joshua Bell, uno de los mejores músicos del mundo, tocando las obras más complejas que se escribieron alguna vez, en un violín tasado en 3..5 millones de dólares. Dos días antes de su actuación en el metro, Bell colmó un teatro en Boston, con localidades que promediaban los 100 dólares.

Esta es una historia real. La actuación de Joshua Bell de incógnito en el metro fue organizada por el diario "The Washington Post" como parte de un experimento social sobre la percepción, el gusto y las prioridades de las personas.

La consigna era: en un ambiente banal y a una hora inconveniente, ¿percibimos la belleza? ¿Nos detenemos a apreciarla? ¿Reconocemos el talento en un contexto inesperado?

Una de las conclusiones de esta experiencia, podría ser la siguiente: Si no tenemos un instante para detenernos a escuchar a uno de los mejores músicos interpretar la mejor música escrita, ¿qué otras cosas nos estaremos perdiendo?


Los patos hacen bulla – Las Águilas vuelan


Los patos hacen bulla – Las Águilas vuelan


Nadie puede hacer que usted preste un buen servicio a sus clientes… esto porque un buen servicio es una alternativa. Harvey Mackay, nos cuenta una maravillosa historia acerca de un taxista que prueba este punto.

El estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acerco, lo primero que Harvey noto fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chofer muy bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salio del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi a Harvey.

Le alcanzo un cartón plastificado y le dijo: yo soy Wally, su chofer, mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.

Después de sentarse, Harvey leyó la tarjeta: Misión de Wally: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera mas rápida, segura y económica posible brindándole un ambiente amigable…
Mi amigo Harvey quedo impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, limpio sin una mancha!!

Mientras se acomodaba detrás del volante, Wally le dijo, “Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado. Mi amigo bromeando le dijo: “No, preferiría una soda’ Wally sonrío y dijo: “No hay problema tengo un conservador con Coca Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja. Casi tartamudeando, Harvey le dijo: “Tomare la Coca Cola dietética”
Pasándole su bebida, Wally le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo el Wall Street Journal, Time, Sport Illustrated y USA Today…”
Al comenzar el viaje, Wally le paso a mi amigo otro cartón plastificado, “Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio”
Y como si esto no fuera demasiado, Wally le dijo a Harvey que tenia el aire acondicionado prendido y si la temperatura estaba bien para el. Luego le aviso cual seria la mejor ruta a su destino a esta hora del día. También le hizo conocer que estaría contento de conversar con el o, si Harvey prefería lo dejaría solo en sus meditaciones. ...

“Dime Wally, le pregunto mi asombrado amigo: siempre has atendido a tus clientes así?”

Wally sonrió a través del espejo retrovisor. “No, no siempre. De hecho solamente los dos últimos dos años. Mis primero cinco años manejando los gaste la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuche en la radio acerca de Wayne Dyer un “Guru” del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tu te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás muy rara vez te frustraras. El decía, “Para de quejarte” Se diferente de tu competencia. No seas un pato. Se un águila. Los patos hacen bulla y se quejan, las águilas se elevan encima del grupo,para alcanzar la cima.
Esto me llego aquí, en medio de los ojos, dijo Wally. Dyer estaba realmente hablando de mi. Yo estaba todo el tiempo haciendo bulla y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Mire alrededor a los otros taxis y sus chóferes… los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios.

Se nota, que los cambios se han pagado, le dijo Harvey.

Si, seguro que si, le dijo Wally. Mi primer año de águila duplique mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reserva a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos consigo un amigo taxista confiable para que haga el servicio.
Wally era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal.

Posiblemente haya contado esta historia a mas de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería.

Wally el taxista tomo una diferente alternativa.
El decidió dejar de hacer bulla como los patos y volar por encima del grupo como las águilas. Los Patos hacen bulla, Las águilas vuelan.



Atentamente,

Un pato dispuesto a ser aguila... q' pases un feliz día =)

SONETO DEL CAMINANTE


SONETO DEL CAMINANTE

No, no despiertes jamás para vivir tu sueño
porque el sueño es un viaje más allá del olvido.
Tu pie siempre es más firme después de haber caído.
Sólo es grande en la vida quien sabe ser pequeño.

El amor llega y pasa como un dolor risueño,
como una rama seca donde retoña un nido.
Sólo tiene algo suyo quien todo lo ha perdido.
Nadie es dueño de nada sin ser su propio dueño.

La vida será tuya si sabes que es ajena,
que es igual ser montaña que ser grano de arena,
y que a veces lo menos vale más que lo más;

Y sabrás, finalmente, cansado caminante,
que el tiempo es un camino que crece hacia delante
mientras se va borrando, poco a poco, hacia atrás.

José Ángel Buesa


A tiempo de aprender

A tiempo de aprender


·Al primer año de nacido aprendí lo importante que es un juguete,
sobre todo si sabe rico.
·A los 2 años aprendí que caerse duele.
·A los 3 años aprendí que duele más una palabra que un golpe.
·A los 4 años aprendí lo interesante que puede ser un rompecabezas.
·A los 5 años aprendí que a los pececitos dorados no les gustaba la gelatina...
·A los 6 años aprendí que bañar a las tortugas con agua caliente las mata aunque huelan feo.
·A los 7 años aprendí lo confortante que se siente un abrazo de papá o mamá cuando me daba miedo o simplemente cuando sentía que necesitaba sentirme amado.
·A los 8 años aprendí que no todo se puede arreglar con un berrinche.
·A los 9 años aprendí que mi profesora sólo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.
·A los 10 años aprendí que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo.
·A los 12 años aprendí que si tenía problemas en la escuela, los tenía más grandes en casa.
·A los 13 años aprendí que cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería; mi madre me mandaba a ordenarlo.
·A los 15 años aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano, porque mi padre tenía frustraciones mayores... y la mano más pesada.
·A los 16 años aprendí que mi hermana no era mi mayor enemiga. Y que podía ser mi mejor confidente.
·A los 17 años aprendí que emborracharte no siempre es el mejor sentimiento, (menos al otro día) y que no es la mejor forma de solucionar los problemas.
·A los 18 años aprendí que no valía la pena discutir con mi madre.
·A los 19 años aprendí lo que duele dejar a alguien que amas.
·A los 20 años aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.
·A los 21 años aprendí que un libro puede llegar a ser una buena compañía.
·A los 22 años aprendí que si encuentras a la mujer adecuada te puede enseñar a amar.
·A los 23 años aprendí lo que es extrañar a alguien y lo grato que es volverlo a encontrar.
·A los 24 años aprendí que con el tiempo las cosas se miran de una forma diferente.
·A los 25 años aprendí que aunque me quería comer el mundo aún me faltaba mucha experiencia.
·A los 26 años aprendí que no importa lo lejos que viajes cuando quieras huir de algo, tus problemas siempre te acompañaran a lo largo de toda la travesía.
·A los 27 años aprendí que el título obtenido no era la meta soñada.
·A los 28 años aprendí que se puede hacer en un instante, algo que te va a hacer doler la cabeza la vida entera.
·A los 30 años aprendí que se necesita mucho amor, paciencia e inteligencia para vivir con alguien.
·A los 31 años aprendí lo que es ser padre y me empecé a dar cuenta de lo que eso significa.
·A los 32 años me di cuenta lo que me faltó platicar y convivir con mi padre. Y lo mucho que me faltó aprender de él.
·A los 33 años aprendí que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente sin ningún motivo.
·A los 34 años aprendí que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.
·A los 35 años aprendí que puedes deprimirte como cuando tenías 17 años y eso no está mal. Sólo significa que estás empezando a pensar en ti mismo.
·A los 36 años entendí que mi madre no va cambiar y sigue siendo inútil discutir con ella.
·A los 37 años comprendí lo lejos que estaba de saber quién era.
·A los 38 años aprendí que a veces la vida se repite y duele igual que la primera vez.
·A los 39 años aprendí que ser buen amigo no se trata sólo de recibir.
·A los 40 años aprendí que si estás llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos.



Luego, al pasar de los años aprendí:


·Que puedes hacer a alguien disfrutar el día solo con un pequeño detalle que casi siempre no cuesta nada.
·Que niños y abuelos son aliados naturales.
·Que ver una buena película puede darme una tarde agradable.
·Que aprender a aceptarme como soy me puede ayudar a no sentirme tan solo.
·Que es absolutamente imposible tomar vacaciones sin engordar cinco kilos.
·Que no puedo cambiar lo que pasó, pero puedo dejarlo atrás.
·Que las cosas que te pasan y que te duelen siempre te dejan una enseñanza. Y está en ti aprender de ella.
·Que nunca es tarde para decir lo siento y perdón. Que puede doler, pero sé que después me voy a sentir mejor.
·Que nunca es tarde para decir la verdad (por más dura que ésta sea), y que tampoco es tarde para enfrentarme a quien le hice daño si aquélla persona te quiere te sabrá entender y perdonar.
·Que pedir ayuda puede dar mucha vergüenza y miedo, pero que a veces es necesario y hay que sacar fuerzas y valor para hacerlo.
·Que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado nunca suceden.
·Que esperar a los hijos despierto cuando salen de noche no va a hacer que lleguen más temprano.
·Que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, esperaste demasiado tiempo.
·Que nunca se debe ir a la cama sin resolver una pelea.
·Que me hubiera gustado tener la experiencia que tengo ahora cuando era más joven, seguramente no habría dejado pasar muchas oportunidades.
·Y que ahora entiendo que eso es imposible y que solo me queda aplicar mis experiencias y no perder la oportunidad de encontrar a un amigo.
·Que si las cosas van mal, yo no tengo por qué ir con ellas.
·Aprendí que envejecer es importante.
·Aprendí que amé menos de lo que hubiera debido.

Y hoy...me doy cuenta todavía; que tengo mucho qué aprender. Y que no importa la edad que tengas, aún estás a tiempo de cambiar las cosas y ser feliz.


Paulo Coelho


ORACIÓN PARA ENVEJECER CON GRACIA


ORACIÓN PARA ENVEJECER CON GRACIA

Señor, Tú sabes mejor que yo, que estoy envejeciendo y un día seré

viejo(a).

No permitas que me haga charlatan(a) y , menos aún, que adquiera el

hábito de creer que tengo que decir algo sobre cualquier tema, en
toda ocasión.

Libérame de las ansias de querer arreglar la vida de los demás.


Que sea pensativo(a) pero no taciturno(a), solícito(a) pero no mandón

(a).

Con el vasto acopio de sabiduría que poseo, parece una lástima no

usarla toda, pero Tú sabes, Señor, que quiero que me queden algunos
amigos al final.

Mantén mi mente libre de la recitación de infinitos detalles.


Dame las alas para ir derecho al grano.


Sella mis labios para que no hablen de mis achaques y dolores. Ellos

van en aumento con el pasar de los años, como también mi gusto por
recitarlos.

Pido la gracia de poder escuchar con paciencia el relato de los

males ajenos.

Enséñame la gloriosa lección de que a veces es posible que esté

equivocado(a).

Mantén en mí una razonable dulzura. No quiero ser santo(a). Es

difícil convivir con algunos(as) de ellos(as); pero un(a) viejo(a)
amargado(a) es una de las obras supremas del diablo.

Ayúdame a extraer de la vida toda la diversión posible. Nos rodean

tantas cosas divertidas, que no quiero perderme ninguna.

Amén.


Siempre bellas


ES IMPORTANTE ESTAR SIEMPRE BELLAS....... PERO OJO NO ABUSEN..... JAJAJAJAJAJA.


Tenía consulta con el Ginecólogo para esa semana, pero quedaron en
llamarme para confirmarme el día y la hora de la misma.
Una mañana temprano recibo la llamada de la telefonista del
consultorio, informándome que mi consulta estaba registrada para ese mismo día a
las 9.30 hrs.
Acababa de terminar el desayuno con mi marido y mis hijos y estaba
lista para comenzar con la tarea del día, eran precisamente las 8.45 hrs.

Entré en pánico, no tenía ni un minuto que perder.
Como todas las mujeres, tenemos mucho cuidado y una particular
atención en nuestra higiene íntima, principalmente cuando vamos al
ginecólogo, pretendí asearme, pero ésta vez ni siquiera me daba el tiempo para
darme una ducha.
Por lo que entré al baño, me quité el camisón y agarré una toallita
limpia y doblada que estaba encima del borde de la bañera, la desdoblé,
la mojé y la pasé con todo cuidado por mis partes "más íntimas" para
así tener la seguridad de que quedaría lo más limpia posible.
Al terminar lancé la toallita en el canasto de ropa sucia, me vestí y
volé para el consultorio.
Estaba en la sala de espera y casi inmediatamente me llamaron para
hacerme el examen. Como ya conozco el procedimiento, me senté sin ayuda
en el borde de la camilla e intenté, como siempre hago, imaginarme muy
lejos de allí, en un lugar así como el Caribe o en cualquier otro
lugar lindo, por lo menos a 10.000 kms. de aquella camilla.
Me quedé muy sorprendida cuando el Médico me dijo: "Ah, Caray, hoy
hizo un esfuerzo extra para quedar más bonita!"
No recibí muy bien el cumplido, pero no respondí y sólo me limité a
sonreír y decir "¡Muuujjjuuu!. "
Me fui a casa tranquila y el resto del día se desenvolvió
normalmente: limpié la casa, cociné, tuve tiempo de leer una revista, etc.
Después de la escuela, ya terminados los deberes, mi hija de 6 años estaba
lista para ir a jugar cuando me gritó desde el baño: "Mamá! ¿Dónde
está mi toallita?
Le contesté, ¡No sé, pero toma una limpia del closet! Su respuesta me
hizo desear desaparecer de la faz de la Tierra.
El comentario del Médico, martillaba en mi cabeza sin descanso ya >que
lo que mi hija me contestó fue: "No Mamá, yo no quiero una toallita
del closet, quiero aquella que estaba doblada en el borde de la
bañera. Ahí tenía >mi diamantina, mi brillo y mis estrellitas doradas y
plateadas para jugar!!"

SONRÍE, LA VIDA ES BELLA. Y MÁS SI, PRINCIPALMENTE, TIENES "AQUELLO"
TODO BRILLANTE Y CON ESTRELLITAS DORADAS Y PLATEADAS