BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

25 may. 2012


Obstáculos 
 
Voy andando por un sendero.Dejo que mis pies me lleven.
Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorte la silueta de una ciudad. Agudizo la mirada para distinguirla bien. Siento que la ciudad me atrae.
Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad. Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos.
Me imagino que todo eso está en esa ciudad. Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar, el sendero se hace cuesta arriba. Me canso un poco, pero no me importa.
Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino. Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso. Temo... dudo.
Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente. De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto... Consigo pasarla. Me repongo y sigo caminando.

Unos metros más adelante, aparece otra zanja. Vuelvo a tomar carrera y también la salto. Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado. Me sorprende un abismo que detiene mi camino. Me detengo. Imposible saltarlo
Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas. Me doy cuenta de que está allí para construir un puente. Nunca he sido hábil con mis manos... Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo... y resisto

Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses. El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado... descubro el muro. Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños...
Me siento abatido... Busco la manera de esquivarlo. No hay caso. Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca... No dejaré que el muro impida mi paso.
Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire... De pronto veo, a un costado del camino un niño que me mira como si me conociera. Me sonríe con complicidad.
Me recuerda a mí mismo... cuando era niño.
Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja: -¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?
El niño se encoge de hombros y me contesta: -¿Por qué me lo preguntas a mí?
Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras... Los obstáculos los trajiste tú.

*** desconozco  autor ***




LECCIONES DE GANSOS
 
Tal vez te interese saber lo que la ciencia
ha descubierto acerca del porqué los gansos
vuelan formando una "V".
Comprobaron que cuando cada pájaro bate sus
alas, produce un movimiento en el aire  que
ayuda al pájaro que va detrás de él.

Volando en V, la bandada completa aumenta por
lo menos un 71 por ciento más su poder que si
cada pájaro volara solo.
Cada vez que un ganso se sale de la formación
siente inmediatamente la resistencia del aire,
se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y
rápidamente regresa a su formación para
beneficiarse del poder del compañero que va
adelante.
Cuando el líder de los gansos se cansa,
se pasa a uno de los puestos de atrás y otro
ganso toma su lugar.

Los gansos que van detrás graznan para alentar
a los que van adelante a mantener la velocidad.
Finalmente, cuando un ganso se enferma o cae
herido por un disparo, otros dos gansos se salen
de la formación y lo siguen para ayudarlo y
protegerlo. Se quedan acompañándolo hasta que
está nuevamente en condiciones de volar o
hasta que muere, y sólo entonces los dos
acompañantes vuelven a su bandada o se unen a
otro grupo.

¡Cuánto por aprender!
Ser plenamente persona
es vivir con y para los demás.
Es entender la vida como un don
y experimentar la alegría de servir.

desconozco autor



Plegaria
 
Mientras oraba antes de acostarse, un niño pidió con devoción:
"Señor, esta noche te pido algo especial: conviérteme en televisor .
Quisiera ocupar su lugar. Quisiera vivir lo que vive la tele de mi casa. Es
decir, tener un cuarto especial para mi y reunir a todos los miembros de mi
familia a mi alrededor".
"Ser tomado en cuenta cuando hablo. Convertirme en el centro de atención y
ser aquel al que todos quieren escuchar sin interrumpirlo ni cuestionarlo.
Quisiera sentir el cuidado especial que recibe la tele cuando no funciona"
"Y tener la compañía de mi papá cuando llega a casa, aunque esté cansado del
trabajo. Y que mi mamá me busque cuando esté sola y aburrida, en lugar de
ignorarme. Y que mis hermanos se peleen por estar conmigo."
"Y que pueda divertirlos a todos, aunque a veces no les diga nada. Quisiera
vivir la sensación de que lo dejen todo por pasar unos momentos a mi lado"
"Señor, no te pido mucho. Sólo vivir lo que vive cualquier televisor"
 
desconozco autor



" VIDA "
 
"La vida es tan hermosa como quieras hacerla"!
Vive siempre tu vida al máximo.
Disfruta de la risa, acaricia una estrella.
Sonríe hoy y brilla en todos tus mañanas.

Abre el corazón a los extraños;
el destino te tiene reservados nuevos amigos.
Aventúrate,
conquista lo inconquistable.

Mira allí donde los demás no quieren mirar,
y cuestiona todo lo cuestionable.
Recuerda que la felicidad es el
hogar que construimos en nuestro interior.

Expresa lo que piensas dulcemente.
Escucha una sinfonía en el silencio.
Abre tu corazón...
Desafía el mañana y atesora el pasado.

Toma todo lo que puedas de esta hermosa creación
llamada

¡ VIDA !

La Vida es un jardín,
lo que siembres en ella eso te devolverá!
Así que elige semillas buenas,
riégalas!... Y, con seguridad,
tendrás las flores más bellas !

No tomes las tormentas como castigos !
Piensa que los vientos fuertes harán
que tus raíces se hagan más profundas
para que tu rosal resista mejor
lo que habrá de venir !

Sonríe...
Abre tus ramas agradecidas hacia el Sol
y siente la suave brisa !
Cuando tus hojas caigan,
no te lamentes...
Serán tu propio abono.
Reverdecerás y tendrás flores nuevas !

(anónimo )


23 may. 2012


El Zapatero

Un joven llamado Ronald tenia una tía que lo quería mucho y era muy bondadosa con el. En una ocasión ella llevo al joven a un zapatero para que le hiciera un par de zapatos a la medida.

El zapatero le pregunto: ¿Quieres los zapatos puntera cuadrada o redonda? Ronald tartamudeo un poco, el no sabia lo que quería.

El zapatero dijo: "Esta bien. Ven por acá dentro de un par de días, me dices lo que quieres y te haré los zapatos”. Dos días después, el zapatero lo vio en el pueblo y le volvió a preguntar:

“¿Quieres los zapatos puntera cuadrada o redonda?

Ronald le contesto: “No se”.

El zapatero le dijo: “Ven dentro de dos días y tus zapatos estarán listos”.

Ronald contaba que cuando fue a buscar los zapatos, uno de ellos tenía la puntera cuadrada y el otro redonda.

El zapatero lo miro y le dijo: “Esto te enseñara que desde ahora en adelante, no debes permitir que la gente tome decisiones por ti”.
Y el joven agregaba: ” Aprendí allí mismo a tomar mis propias decisiones, si uno no lo hace, otro lo hará por uno”


*** desconozco  autor ***

 No me gusta

No me gustan los candados, las cadenas, las prisiones.
No me gustan los que escriben los presentes sin pensar en los mañanas, borrando los pasados.
No me gustan los autoritarios que se sienten dueños de todas las libertades.
No me gustan los interesados que sólo buscan ganancias en cada movimiento.
No me gusta hacer el amor sin amor.
No me gusta que me aprisionen en un prejuicio o en un etiqueta.
No me gusta el miedo que domina, que doblega, que silencia.
No me gusta me amen con un amor debilucho que en las manos se me muera.
No me gusta decir adiós, partir, dejar de estar.
No me gusta me compren, que me vendan, que me utilicen que me hieran.
No me gusta que me amordacen, que me torturen, que golpeen, que me atardezcan.
No me gusta que me recorten las alas de los sueños, de los mañanas, de las praderas.
No me gusta vivir en otra tierra que no sea mi tierra, en ella habitan todas mis riquezas.
No me gusta interpretar los personajes que otros creen que debo actuar en la comedia de la vida.
No me gustan las ideas rígidas que nos quitan la posibilidad de preguntar hasta lo más obvio.
No me gusta levantarme temprano si tengo sueño y ganas de remolonear.
No me gusta correr desesperada para cumplir con el mandato del déspota reloj.
No me gusta usar la diplomacia que esclaviza tanta espontaneidad y nos hace vender tanto esplendor.
No me gusta que me mientan con la excusa infame de que la verdad puede ser peor.
No me gusta estar enferma, con el cuerpo herido, no me gusta el remedio, ese que no sana lo que yo no logré curar.
No me gustan los cobardes que prefieren lo malo que conocen antes que poner en riesgo su pobre mediocridad.
No me gusta la gente que vive pasando el tiempo sin entregar sus soles para sembrar.
No me gustan los hombres que someten a los hombres, ellos son la causa de tanto dolor que hoy no puedo alumbrar.
 
Analía Ghío

20 may. 2012


Alumbra tu camino
 
Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.
La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquélla.
En un determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce. Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice:
- ¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves...
Entonces, el ciego le responde:
- Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí...

No sólo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella. Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno y para que sea visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite. 

Jorge Bucay