BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

4 jul. 2011

Compartiendo la Luz


Compartiendo la Luz

Hu-Song, filosofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia:

"... Varios hombres habían quedado encerrados por error en una

oscura caverna donde no podían ver casi nada . Pasó algún tiempo, y uno

de ellos logró encender una pequeña tea. Pero la luz que daba era

tan escasa que aun así no se podía ver nada. Al hombre, sin embargo, se

le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás

prendieran su propia tea y así compartiendo la llama con todos la caverna se iluminó".

Uno de los discípulos preguntó a Hu-Song:

¿Qué nos enseña, maestro, este relato?
Y Hu-Song contestó : Nos enseña que nuestra luz sigue siendo

oscuridad si no la compartimos con el prójimo. Y también nos dice

que el compartir nuestra luz no la desvanece, sino que por el contrario la hace crecer.

"El compartir nos enriquece en lugar de hacernos más pobres"
"Los momentos más felices son aquellos que hemos podido compartir"

"... Como luciérnagas..."


"... Como luciérnagas..."


Una luciérnaga no alumbra todo su camino

pero todas las luciérnagas estrellan una noche.

Como un tácito acuerdo

cuando unas luciérnagas se encienden

otras se apagan.

Cuando se apaga un pensamiento

se enciende otro

para que no te quedes a oscuras.

Un sapo se traga a la luciérnaga

pero no queda iluminado.

Los pensamientos del sabio se apagan

en el buche del tonto.

Los pensamientos de los hombres

son como las luciérnagas

mientras vuelan en libertad iluminan toda la noche

pero si los aprisionas se apagan.

La luciérnaga que prende su luz

se arriesga a ser descubierta

y devorada por sus enemigos.

Así le sucede al hombre que se anima

a decir en voz alta

su propio pensamiento.

Cuando es de día las luciérnagas

duermen apagadas.

El hombre sabio calla

lo que piensa cuando es inútil decirlo.

Si todos los animales noctámbulos

iluminaran como la luciérnaga

se acabarían las noches.

Si todos los hombres iluminaran

con su propia luz

se acabaría la oscuridad.

Hay hombres que son

como las luciérnagas:

Iluminan con su propia luz, intermitente

y pequeña.

Hay hombres que son como la luna:

Iluminan con luz fuerte y constante

pero ajena.

No desprecies la luz de la luciérnaga

porque es un insecto pequeño.

Ni dejes de valorar lo que piensa el hombre

porque no tiene títulos ni dinero.

Anímate a ser como la luciérnaga

Y descubrirás que en tu vida

hay un poco de luz para iluminar a los otros.


Desconozco autor

CAMINOS DE LA VIDA


CAMINOS DE LA VIDA

Cuando cortas una flor para ti, comienzas a perderla...

porque marchitará en tus manos y no se hará semilla para otras primaveras.

Cuando aprisionas un pájaro para ti,

comienzas a perderlo...

Porque ya no cantará para ti en el bosque ni criará otros pichones en su nido.

Cuando guardas tu dinero comienzas a perderlo...

porque el dinero no vale por si, sino por lo que con él se puede hacer.

Cuando no arriesgas tu libertad para tenerla, comienzas a perderla...

porque la libertad que tienes se confirma cuando decides y eliges.

Cuando no dejas partir a tu hijo hácia la vida, comienzas a perderlo...

porque nunca lo verás volver a ti, libre y maduro.

Recuerda siempre : No existe precio por la Libertad.

Pero si, una bellísima recompensa para quien la utiliza con grandeza de alma ...

Tener para siempre , junto a ti la Fidelidad de aquellos que libres de los grillos ,...

se complacen en ser tus eternos admiradores !

Quien Ama ... Libera con la seguridad de la vuelta espontánea al abrigo !

Aprende en el camino de la vida la paradójica lección de la experiencia:

Siempre ganas lo que dejas y pierdes lo que retienes...