BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

29 jun. 2011

Yo te invito

Yo te invito

Te invito a estar en mi vida sin pretender que te quedes para siempre.

Te invito a permanecer a mi lado sin incitarte a que firmes un contrato de pertenencia.

Te invito a que me acompañes en mi viaje de sueños sin que te sientas obligado a seguir soñando conmigo.

Te invito a mirar el sol ocultándose en un atardecer sin tener necesariamente que sentir el mismo éxtasis que yo.

Te invito a levantar los ojos al cielo para agradecer a Dios sus bendiciones sin que eso te involucre a tener un mismo credo.

Te invito a correr tomado de mi mano por el parque sin pretender que te mojes con el mismo rocío.

Te invito a remar cuesta arriba en el río de la vida sin exigirte que tomes un remo para ayudarme, sólo quiero que me entiendas, que cuando digo que tengo mis brazos cansados de tanto remar sola, lo comprendas y no lo cuestiones.

Te invito a la función diaria del circo de esta vida, sin implicar que esto te cause gracia; al ver tantos payasos vestidos de personas honorables y santas.

Te invito a mi corazón esperanzado de cambiar el mundo, sin que esto te implique a ti decir gracias, lo siento, te quiero, perdón, ¿me necesitas? ¡estoy aquí! eres muy importante para mí.

Te invito a que me oigas dar gracias a Dios, por haber enviado a Su Único Hijo al mundo a morir por mis pecados en una cruz, sin que esto te obligue a juntar tus manos y orar.

Te invito a sonreírles a los niños sin hogar, a los discapacitados, a besarlos y a amarlos, sin que te sientas en la obligación de darles una limosna de tu tiempo y de tu dinero.

Te invito a desplegar las alas de la fantasía, sin que ello te obligue a volar en mi misma dirección.

Te invito a cantar una canción, sin que eso te obligue a aprender la letra ni la melodía de memoria.

Te invito a entrar a mi corazón, sin que te sientas presionado a quedarte a vivir en él.

Te invito a mirar juntos el futuro con esperanza, sin pretender con ello que tengas mis mismos objetivos.

Te invito a entrar en mi memoria y recorras mi pasado, sin que necesariamente me cuestiones ¿porque no estabas ahí?

Te invito a que leas mis poemas de amor, sin que necesariamente debas darme una opinión sobre ellos.

Te invito a que seamos uno, pero en dos cuerpos, sin usurparnos, sin asfixiarnos, sólo amándonos.

Y por último, te invito a que camines a mi lado, ni adelante para que me hagas sombra, ni detrás para que te sientas rezagado.

Si estás de acuerdo… aquí tienes mi mano. ¡Tócame, rózame! Que no me iré de tu lado.


Autora: Libia Beatriz Carciofetti// Argentina
Copyright©2003


¿ CUANTO GANAS?


¿ CUANTO GANAS?

¿Cuánto ganas al día?- Papi, ¿cuánto ganas por hora? - con voz tímida y ojos de admiración,
un pequeño recibía así a su padre al término del trabajo.El padre dirigió un gesto severo al niño y repuso: - Mira hijo, esos informes ni tu madre los conoce. No me molestes que estoy cansado.- Pero papi, -insistía- dime por favor ¿cuánto ganas por hora?
La reacción del padre fue menos severa. Sólo contestó:- Cuatro soles por hora.
- Papi, ¿me podrías prestar dos soles? - preguntó el pequeño.El padre montó en cólera y tratando con brusquedad alniño le dijo: -
Así que, esa era la razón de saber lo que gano. Vete a dormir y no me molestes, muchacho aprovechado.
Había caído la noche. El padre había meditado sobre lo sucedido y sesentía culpable. Tal vez su hijo quería comprar algo.
En fin, descargando su conciencia dolida, se asomó al cuartode su hijo. Con voz baja le preguntó al pequeño:- ¿Duermes hijo?- Dime, papi - respondió entre sueños.- Perdóname por haberte tratado con tan poca paciencia; aquí tienes el
dinero que me pediste, - respondió el padre.
- Gracias papi - contestó el pequeño y metiendo sus manitas debajo dela almohada, sacó unas monedas.- Ahora ya completé. Tengo cuatro soles. ¿Me podrías vender una hora de tu tiempo?

La mejor familia del Mundo!!!


La mejor familia del Mundo!!!

Carlota espera ansiosa, en el orfanato, que la venga a buscar su nueva familia adoptiva. Durante toda la noche imagina cómo serán: ¿pasteleros?, ¿piratas?, ¿domadores de tigres?, ¿astronautas? Cuando lleguen Los Pérez, Carlota descubrirá que son todo eso y mucho más.

Una bonita mañana de mayo, Carlota estaba jugando en el jardín del orfanato cuando la directora la llamó a su despacho.

Te ha adoptado una familia, Carlota. Vendrán a por ti mañana dijo.
Por supuesto, los otros niños no tardaron en enterarse de la buena nueva.

¡Qué suerte!
¡Qué envidia!
¡Felicidades, Carlota!
¿Cómo crees que será tu nueva familia?

Carlota cruzó los dedos y pidió un deseo: "Espero que sea la mejor familia del mundo." Esa noche, Carlota no podía dormir de los nervios y pensó en cómo sería la familia perfecta. Imaginó que la adoptaba… ¡una familia de pasteleros!

Si la adoptaba una familia de pasteleros, viviría en una pastelería. Podría pasar el día entre tartas, torteles, bollos y bombones. Escribir mensajes de azúcar en las tartas y sorber el merengue de los pasteles de merengue. Tendría palmeras de chocolate para desayunar, comer, merendar y cenar. Sin duda, ¡una familia de pasteleros sería la mejor familia del mundo!

Aunque pensándolo mejor… Como seguía sin poder dormir, Carlota volvió a pensar en cómo sería la familia perfecta. Imaginó que la adoptaba… ¡una familia de piratas!

Si la adoptaba una familia de piratas, viviría en un barco pirata. Podría navegar por los siete mares. Pintar banderas de calaveras y huesos y buscar tesoros de doblones de oro. Luciría un mono en el hombro derecho, un loro en el izquierdo, un parche en el ojo y una pata de palo. Sin duda, ¡una familia de piratas sería la mejor familia del mundo!

Aunque pensándolo mejor… Como aún no podía dormir, Carlota volvió a pensar en cómo sería la familia perfecta. Imaginó que la adoptaba… ¡una familia de domadores de tigres!

Si la adoptaba una familia de domadores, viviría en un circo. Podría pasar el día jugando con los tigres. Rizar los bigotes de los cachorros y contar las rayas de su pelaje. Llevaría un tigre de bengala al colegio para ser la más popular del recreo. Sin duda, ¡una familia de domadores sería la mejor familia del mundo!

Aunque pensándolo mejor… Como todavía no conciliaba el sueño, Carlota volvió a pensar en cómo sería la familia perfecta. Imaginó que la adoptaba… ¡una familia de astronautas!

Si la adoptaba una familia de astronautas, viviría en una nave espacial. Podría visitar todos los planetas. Beber batidos en la Vía Láctea y bailar el hula hop con el anillo de Saturno. Contaría estrellas para dormirse por las noches. Sin duda, ¡una familia de astronautas sería la mejor familia del mundo!

Aunque pensándolo mejor… Con sorpresa, Carlota miró la ventana y descubrió que ya se había hecho de día. ¡Había pasado la noche entera sin dormir y su nueva familia ya había llegado a buscarla!

Los Pérez.

Leonor, la nueva madre de Carlota, es funcionaria de correos. No es pastelera pero, todas las tardes al volver del cole, nunca se olvida de comprarle a Carlota una enorme palmera de chocolate para merendar.

Roberto, el nuevo padre de Carlota, es agente de seguros. No es un pirata, pero le encanta jugar con Carlota a buscar tesoros escondidos en el descampado del barrio.

Elvira, la nueva abuela de Carlota, está jubilada. No es domadora de tigres, pero tiene dos gatos, Bigotes y Bruno, que se pasan el día dormitando en su regazo y les encantan las sardinas.

Pedro, el nuevo hermano de Carlota, estudia en el mismo colegio que ella. No es astronauta, pero ha decorado el techo del dormitorio con estrellas que brillan en la oscuridad para que él y Carlota puedan contarlas por la noche antes de dormir.

Y así, bajo el cielo estrellado de su habitación, Carlota Pérez por fin pudo dormir y no tuvo que imaginar más.

Había conseguido la mejor familia del mundo.

*** desconozco autor ***

EL VESTIDO DE ALGODON BARATO

EL VESTIDO DE ALGODON BARATO

Una mujer en un desteñido vestido de algodón barato y su esposo, vestido con un raído traje, se bajaron del tren en Boston, y caminaron tímidamente sin tener una cita a la oficina de la secretaria de Presidente de la Universidad de Harvard.

La secretaria adivinó en un momento que esos venidos de los bosques, campesinos, no tenían nada que hacer en Harvard y probablemente no merecían estar en Cambridge.

'Desearíamos ver al presidente' dijo suavemente el hombre. 'El estará ocupado todo el día' barbotó la secretaria.
'Esperaremos' replicó la mujer.
Por horas la secretaria los ignoró, esperando que la pareja finalmente se desanimara y se fuera. Ellos no lo hicieron, y la secretaria vio aumentar su frustración y finalmente decidió interrumpir al presidente, aunque era una tarea que ella siempre esquivaba.

'Tal vez si usted conversa con ellos por unos minutos, se irán' le dijo. El hizo una mueca de desagrado y asintió. Alguien de su importancia obviamente no tenía el tiempo para ocuparse de ellos, y el detestaba los vestidos de algodón barato y los raídos trajes en la oficina de su secretaria.

El presidente, con el ceño adusto y con dignidad, se dirigió con paso arrogante hacia la pareja. La mujer le dijo 'Tuvimos un hijo que asistió a Harvard por solo un año. El amaba a Harvard. Era feliz aquí. Pero hará un año, murió en un accidente. Mi esposo y yo deseamos levantar un memorial para el, en alguna parte del campus' .

El presidente no se interesó. El estaba en shock.
'Señora', dijo ásperamente, 'no podemos poner una estatua para cada persona que asista a Harvard y fallezca. Si lo hiciéramos, este lugar parecería un cementerio.'
'Oh no', explicó la mujer rápidamente. 'No deseamos erigir una estatua. Pensamos que nos gustaría donar un edificio a Harvard'

El presidente entornó sus ojos. Echó una mirada al vestido de algodón barato y al traje raído, y entonces exclamó 'Un edificio! ¿Tienen alguna remota idea de cuanto cuesta un edificio? Hemos gastado más de siete millones y medio de dólares en los edificios aquí en Harvard!'

Por un momento la mujer quedó en silencio. El presidente estaba feliz. Tal vez se podría deshacer de ellos ahora. La mujer se volvió a su esposo y dijo suavemente '¿eso es todo lo que cuesta iniciar una universidad? ¿Por qué no iniciamos la nuestra?' Su esposo asintió.
El rostro del presidente se oscureció en confusión y desconcierto.


El Sr. Leland Stanford y su esposa se pararon y se fueron, viajando a Palo Alto, California, donde establecieron la universidad que lleva su nombre, la Universidad Stanford, en memoria de un hijo del que Harvard no se interesó.


Usted puede fácilmente juzgar el carácter de los demás por la forma en que tratan a quienes piensan que no pueden hacer nada para ellos.

HISTORIA VERDADERA por Malcolm Forbes


Dónde me aprieta el zapato


Dónde me aprieta el zapato

Nos cuenta Plutarco en una de sus historias, que en aquellos tiempos de la antigüedad había un romano que decidió separarse de su mujer abandonándola. Sus amigos, le recriminaron por ello, pues no veían claros los motivos de aquel divorcio:-¿No es hermosa?- preguntaban

-Sí. Lo es. Y mucho. -

¿No es, acaso, casta, fiel y honrada?


-Sí. También lo es.


Extrañados, insistían en conocer el motivo que había llevado a su amigo a tomar una determinación tan extrema.



El romano, entonces, se quitó un zapato y mostrándolo a sus amigos les preguntó:


-¿Es bonito?


-Sí. Está bonito - dijeron ellos.


-¿Está bien construido? ¿se ve cómodo?



-Sí. Eso parece -todos aprobaron.


Y entonces él, volviéndoselo a calzar, les aseguró:


-Pero ninguno de vosotros puede decir dónde me aprieta.


De ahí viene la típica frase que hemos oído alguna vez: "Dónde me aprieta el zapato?" Nadie puede saberlo sino el mismo que lo usa. Nadie más que uno mismo puede estar en sus propios zapatos.


Los cheyenes, indios americanos, tienen una frase que encaja con lo expresado. Dice: "Para conocer a una persona, hemos de andar muchos kilómetros con sus propios mocasines".


Algo similar al proverbio español: "No conocerás a nadie hasta haber consumido con él un saco de sal". y para no quedar por fuera en Venezuela se dice "Nadie sabe como esta el fondo de la olla solo el cucharón"


De ahí el respeto que nos han de inspirar las decisiones ajenas. Siempre corresponden a situaciones que desconocemos. Y es que no estamos en los zapatos de la otra persona.



No estamos en condiciones de juzgar las decisiones de los demás, no somos quien para decidir por otros, ni debemos creer que nuestra forma de ver las situaciones es la única forma de verlo, debemos respetar y a veces apoyar sin condiciones, para que así los demás también respeten las nuestras. Aunque no sean las más acertadas...recordemos que en cosas de la vida los seres humanos aprendemos por experiencia no por instrucción...



¡Sepamos dónde nos aprieta el zapato! Pero evitemos juzgar dónde les aprieta a los demás...

Honestidad


Honestidad

Hubo una vez un emperador que convoco a todos los solteros del
reino pues era tiempo de buscar pareja a su hija.
Todos los jóvenes asistieron y el rey les dijo:
"Os voy a dar una semilla diferente a cada uno de vosotros, al cabo de 6 meses
deberán traerme en una maceta la planta que haya crecido, y la planta
mas bella ganara la mano de mi hija, y por ende el reino".
Así se hizo, pero había un joven que planto su semilla pero no germinaba,
mientras tanto, todos los demás jóvenes del reino no paraban de hablar y
mostrar las hermosas plantas y flores que habían sembrado en sus macetas.
Llegaron los seis meses y todos los jóvenes desfilaban hacia el castillo con
hermosísimas y exóticas plantas. El joven estaba demasiado triste pues
su semilla nunca germinó, ni siquiera quería ir al palacio, pero su madre
insistía en que debía ir pues era un participante y debía estar allí.
Con la cabeza baja y muy avergonzado, desfilo al
ultimo hacia el palacio con su maceta vacía.
Todos los jóvenes hablaban de sus plantas, y al ver a nuestro amigo
soltaron en risa y burla, en ese momento el alboroto fue
interrumpido por el ingreso del rey, todos hicieron
su respectiva reverencia mientras el rey se paseaba
entre todas las macetas admirando las plantas.
Finalizada la inspección hizo llamar a su hija, y llamo de entre todos
al joven que llevo su maceta vacía, atónitos, todos
esperaban la explicación de aquella acción.
El rey dijo entonces:
"Este es el nuevo heredero del trono y se casara con mi hija, pues a todos
ustedes se les dio una semilla infértil, y todos trataron de engañarme
plantando otras plantas, pero este joven tuvo el valor de presentarse y
mostrar su maceta vacía, siendo sincero, real y valiente cualidades
que un futuro rey debe tener y que mi hija merece"
. Moraleja: "LA HONESTIDAD, SERA POR SIEMPRE UNA VIRTUD"

desconozco autor


La bailarina


La bailarina

Una joven había tomado clases de ballet durante toda su infancia, y había llegado el momento en que se sentía lista para entregarse a la disciplina que la ayudaría a convertir su afición en profesión.

Deseaba llegar a ser la primera bailarina y quería comprobar si poseía las dotes necesarias, de manera que cuando llegó a su ciudad una gran compañía de ballet, fue a los camerinos luego de una función, y habló con el director.

Quisiera llegar a ser una gran bailarina, le dijo, pero no sé si tengo el talento necesario o qué me hace falta.
Deme una demostración, le dijo el maestro.
Transcurrido apenas 5 minutos, la interrumpió, moviendo la cabeza en señal de desaprobación.

No, no tiene usted condiciones.

La joven llegó a su casa con el corazón desgarrado, arrojó las zapatillas de baile en un armario y no volvió a calzarlas nunca más, se casó, tuvo hijos y cuando se hicieron un poco mayores, tomó un empleo de cajera en un supermercado.

Años después asistió a una función de ballet, y a la salida se topó con el viejo director que ya era octogenario, ella le recordó la charla que habían tenido años antes, le mostró fotografías de sus hijos y le comentó de su trabajo en el supermercado, luego agregó: Hay algo que nunca he terminado de entender.
Cómo pudo usted saber tan rápido que yo no tenía condiciones de bailarina?

Ahhh, apenas la miré cuando Ud. bailó delante de mí, le dije lo que siempre le digo a todas, le contestó.
Pero eso es imperdonable! Exclamó ella, arruinó mi vida, pude haber llegado a ser primera bailarina!

- No lo creo, repuso el viejo maestro. Si hubieras tenido las dotes necesarias, y una verdadera vocación para bailar, no habrías prestado ninguna atención a lo que yo dije.

Sin duda, si te crees perdido, estás perdido y si crees que no puedes, pues no podrás.
Si quieres hacer algo pero lo crees imposible, no creo que triunfes jamás.

En la vida no sólo el valiente o el veloz triunfa, tarde o temprano el que siempre vence es el que cree que es posible.

Dezconozco el autor.



Creo en Mi


Creo en Mi

Creo en mis formas, en mis caminos; en esos que duelen pero que rinden frutos.

Creo en el sendero de la verdad, en el sendero difícil.

Creo en mi alma, en esa porción agazapada de mí.

Creo en quien soy y, por lo tanto, en quien a pesar de las derrotas no tengo intenciones de dejar de ser.

Creo en mi sueño, en el magnífico sueño que seguiré construyendo hasta que no me queden más fuerzas para creer.

Creo en el destino, en mi historia, en mis pasos y en mi experiencia.

Creo en mis ganas de dar y creo en un mundo maravilloso que espera recibir mi gota de cariño.

Creo en la amistad, en los besos, en la lluvia, en las sonrisas y en los secretos.

Creo en mi esfuerzo por crecer, en mis ganas de crecer.

Creo en la vida, y en la magia con la que toca todas las cosas.

Creo en el destino y en un futuro de recompensa para quienes afrontan el desafío de ser fieles a sí mismos.

Creo en mí; sobre todo creo en mí cuando caigo, cuando no tengo fuerzas, cuando el viento sopla y mis velas ceden, sigo creyendo en aguantar y en volver con todas mis fuerzas para seguir y seguir creyendo, y seguir andando, y seguir viviendo.

Creo en los sentimientos que pueden hacer de cada día un sol distinto, y por supuesto…

Creo en el amor y en ese modo indescriptible de estar parado ante la vida, en esa manera intrépida de hacer transcurrir el tiempo, en esa forma tan peligrosa y a la vez tan excitante de tener el corazón abierto.



*** desconozco su autor ***



También yo creo en mis palabras, en lo que soy, en mis frases, en lo que hago, en mis abrazos, en mis miradas sinceras y sobre todo en la flama de ese hermoso sentimiento que llamamos amor y que va conmigo a dondequiera que voy...

El picapedrero


El Picapedrero


Una de las metáforas globales más capacitadoras que me han ayudado en los momentos difíciles es una historia compartida por muchos oradores en el tema del desarrollo personal.

Se trata de la sencilla historia de un picapedrero.



¿Cómo puede un picapedrero abrir un gigantesco canto rodado?.

Empieza por utilizar un enorme martillo con el que golpea la roca granítica con toda la fuerza que puede.

La primera vez que la golpea no le hace ni una muesca, no le arranca ni un trocito, nada.

Retira el martillo y vuelve a golpear una y otra vez, 100, 200, 300 veces, sin producir una sola grieta.

Después de tanto esfuerzo, la roca no muestra ni la más ligera grieta, pero él sigue golpeándola.

A veces, pasa gente a su lado y se ríe de su persistencia, cuando es evidente que sus acciones no están teniendo el menor efecto.

Pero un picapedrero es muy inteligente.

Sabe que, por el hecho de no ver resultados inmediatos de las acciones que realiza, eso no quiere decir que no se esté haciendo ningún progreso.

Continúa golpeando la roca en diferentes puntos, una y otra vez, y en algún momento, quizá cuando lleve 500 o 700 golpes, o en el que hace 1.004, la piedra no sólo se astilla, sino que se abre literalmente por la mitad.

¿Ha sido ese único y último golpe el que ha abierto la piedra?

Desde luego que no.

Ha sido la presión constante y continua que ha aplicado al desafío al que se enfrentaba.



*** desconozco su autor ***



Indudable y admirablemente, la aplicación persistente de la disciplina con el martillo del Picapedrero, fue capaz de romper cualquier canto que estuviera impidiéndole el paso a su progreso…Asi que persistamos nosotros también en nuestra lucha...


Diferentes

Tu y yo nos hemos criado diferentes, por tanto, diferimos en algunas de nuestras actitudes.

El mejor regalo que yo te puedo hacer es aceptarte como tú eres, a pesar de que no apruebe todo lo que tú digas o hagas.

Amor y amistad es fuerza que nos une en nuestras diferencias.

Sé que no puedo cambiarte ni tú puedes cambiarme.

Tú cambias si quieres.

Yo cambio si quiero.

Qué bueno es así pues los dos somos libres y siendo libres es como únicamente podemos amarnos.

Amor es dejar que tú seas lo que quieres ser y que yo sea lo que quiero ser.

Acompáñame en el camino de ser, para que crezca el “nosotros”, en el tú y yo.



*** autor: Mario Benedetti ***



Algunas veces aceptarnos los unos a los otros tal cual somos no es empresa fácil. Sin embargo, si tenemos la disponibilidad, podemos aprender mucho justamente de "las diferencias" del otro…